1509958_622937047775501_2082344239_n

¿MIEDO O ATENCIÓN AQUÍ-​AHORA?

Segu­ra­mente todos hemos expe­ri­men­tado en mayor o menor medida miedo en algún momento de nues­tras vidas, quizá como una preo­cu­pa­ción de fondo que está pre­sente a cada ins­tante durante días, sema­nas y meses o incluso años o quizá como un sobre­salto repen­tino que nos llena de un sudor frío, pal­pi­ta­cio­nes y tem­blo­res. En ambos casos, aun­que los sín­to­mas difie­ren, el resul­tado bien sea agudo o cró­nico es el mismo: pér­dida de ener­gía vital, inca­pa­ci­dad para aten­der nece­si­da­des esen­cia­les, per­cep­ción erró­nea de la reali­dad o toma de deci­sio­nes equivocadas.

SÍNTOMAS DEL MIEDO Y ANATOMÍA SUTIL

desarrollo humano webLa emo­ción que nos ate­naza el estó­mago (el Cen­tro Emo­cio­nal Infe­rior) va acom­pa­ñada de algu­nos sín­to­mas en otras par­tes de nues­tra anato­mía física y sutil. Estos sín­to­mas se pue­den desa­rro­llar tanto en una cri­sis de ansie­dad o de pánico, de forma abrupta e ins­tan­tá­nea, o bien a lo largo del tiempo, de forma menos intensa pero más cons­tante. Una des­crip­ción sen­ci­lla de estas mani­fes­ta­cio­nes del miedo pue­den ser:

Físi­cos.– Asfi­xia; sudor frío; pal­pi­ta­cio­nes o taqui­car­dia; tem­blo­res, pará­li­sis o bien huida irra­cio­nal; visión borrosa; dolor extremo en alguna parte del cuerpo, cuando este dolor se cen­tra en la zona del cora­zón o del brazo izquierdo rápi­da­mente nos hace pen­sar en un ata­que car­diaco; náu­seas. Otros sín­to­mas que habi­tual­mente nos pasan desa­per­ci­bi­dos o acha­ca­mos a cau­sas inde­ter­mi­na­das: can­san­cio gene­ra­li­zado; insom­nio o difi­cul­tad en con­ci­liar el sueño; falta de ape­tito o nece­si­dad extrema de inge­rir algún tipo de ali­mento. En estos sín­to­mas está impli­cado el Cen­tro Ins­tin­tivo de nues­tra anato­mía sutil, el que se encarga de man­te­ner nues­tras facul­ta­des vita­les tales como el meta­bo­lismo, la res­pi­ra­ción, la diges­tión, etc.

Como con­se­cuen­cia del miedo toma­mos una serie de deci­sio­nes vita­les a cerca de nues­tras acti­vi­da­des coti­dia­nas: qué hacer, dónde y cómo vivir, qué luga­res visi­tar, etc, y a cerca de nues­tras rela­cio­nes que incluye fami­lia, amis­ta­des, tra­bajo, pareja. En estos sín­to­mas encon­tra­mos impli­cado tam­bién el Cen­tro Motor, que regula todas las acti­vi­da­des volun­ta­rias apren­di­das y por tanto nues­tras acciones.

Men­ta­les.- Son sín­to­mas que se desa­rro­llan en el Cen­tro Men­tal Infe­rior, situado en la zona del cere­bro. Nues­tros pen­sa­mien­tos son ocu­pa­dos por las pro­yec­cio­nes del peli­gro, el meca­nismo men­tal de la fan­ta­sía se pone en fun­cio­na­miento de forma casi inme­diata y no es posi­ble rea­li­zar una eva­lua­ción obje­tiva de la situa­ción. Imá­ge­nes catas­tró­fi­cas y hasta guio­nes com­ple­tos, con todos los per­so­na­jes, a cerca de lo que puede estar pasando o va a suce­der son pro­yec­ta­das en nues­tra pan­ta­lla men­tal lo cual ampli­fica el cir­cuito del Miedo. Estas secuen­cias pue­den ser nue­vas o bien pue­den estar basa­das en expe­rien­cias pasa­das, en noti­cias reci­bi­das, y hasta en pelí­cu­las de cine o can­cio­nes que han impac­tado en nues­tra psi­que, la mayo­ría de las veces de forma casi inconsciente.

Ener­gé­ti­cos.- a una fase de des­bor­da­miento de ener­gía le sigue otra de total debi­li­dad, can­san­cio y hasta depre­sión. Inde­fen­sión, blo­queo y con­fu­sión son sín­to­mas que hablan de una enorme can­ti­dad de ener­gía que ha esca­pado hacia el exte­rior y por tanto ya no se dis­pone de ella para las acti­vi­da­des vita­les ya sean físi­cas, men­ta­les o creativas.

5 PASOS PARA LA ELIMINACIÓN DEL MIEDO

respiracion-2Una vez que hemos des­cu­bierto el Miedo en nues­tro inte­rior y reco­no­ce­mos cómo afecta a nues­tras vidas, es el momento de hacer­nos la gran pre­gunta: ¿quiero con­ti­nuar así?, la res­puesta requiere una buena dosis de hones­ti­dad con noso­tros mis­mos. Podría­mos des­cu­bra­mos que esta­mos cómo­dos con las “ven­ta­jas apa­ren­tes” que nos pro­por­ciona vivir con temor.

Pero si nos deci­di­mos ver­da­de­ra­mente a eli­mi­nar esta dolo­rosa emo­ción de nues­tra psi­que, hay algu­nas estra­te­gias que pode­mos desarrollar.

La inter­ven­ción trans­per­so­nal o, vale decir, psico-​espiritual, desde la pers­pec­tiva de Pneuma Sys­tem parte de una con­cep­ción del ser humano com­pleto, tomando en cuenta su cuerpo y sus cir­cuns­tan­cias vita­les actua­les, tanto per­so­na­les como socia­les, pero tam­bién una cons­ti­tu­ción interna más sutil que com­prende: alma (acción-​palabra-​voluntad-​emoción-​mente) y espí­ritu (Conciencia-​Intuición-​Conexión) y con­tem­plando una visión más amplia de la Vida como secuen­cia de exis­ten­cias regu­la­das por las Leyes Uni­ver­sa­les y por una Sabi­du­ría Supe­rior que es a la vez tras­cen­dente e inma­nente. Desde esta pers­pec­tiva: ¿qué pode­mos hacer con el miedo?.

Estas estra­te­gias en el día a día, en lo coti­diano, te ase­gu­ran estar rea­li­zando un tra­bajo pro­fundo y cons­ciente sobre ti mismo. Ten en cuenta que el miedo no va a des­a­pa­re­cer por sí solo, igno­rán­dolo o repri­mién­dolo, una trans­for­ma­ción real requiere un com­pro­miso y esfuerzo real por tu parte. Nadie puede hacerlo por ti.

1.- Aná­li­sis del Miedo:

Cua­les son tus temores?

Como afec­tan tu vida?

Cómo ali­men­tas tu miedo?

Qué bene­fi­cios te aporta?

Dedica tiempo a cono­cer tus mie­dos, es decir, tu Miedo. Este es un pro­ceso que se irá desa­rro­llando paso a paso. Nece­si­tas obser­varte, cono­cer y com­pren­der para poder desechar real­mente esta emo­ción tóxica, si no ana­li­zas y com­pren­des, lo que el Miedo hará será pasar de un nivel de tu psi­que a otro, escon­derse y jus­ti­fi­carse. Pasará del cons­ciente, al pre­cons­ciente y al incons­ciente y per­ma­ne­cerá allí, dis­puesto a sal­tar a escena en cuanto se de el momento oportuno

2.- Volun­tad: pacien­cia, fir­meza, resis­ten­cia. Cono­cer tu miedo, des­cu­brir sus raí­ces en tu psi­que, no es cosa de un día, lle­vas mucho tiempo per­mi­tién­dolo. Te has acos­tum­brado a vivir con él y el sis­tema lo apoya y lo nutre. No exis­ten “curas mila­gro­sas” ni catar­sis que te libe­ren de él. Existe tu pro­pó­sito, tu empeño y la ayuda de tu Ser. Sigue ade­lante, paso a paso lle­ga­rás a nive­les más pro­fun­dos de com­pren­sión y conocimiento.

3.- Aban­dono del Apego: el miedo a la pér­dida, y la muerte como última pér­dida, es quizá una de las cau­sas más gene­ra­les de los mie­dos de los seres huma­nos. Revisa tus ape­gos, revisa tus resis­ten­cias a aban­do­nar lo que, por defi­ni­ción, es pasa­jero y cam­biante y sitúa tu cen­tro en lo que per­ma­nece inmu­ta­ble: tu Ser.

4.- Coraje y valor en el cora­zón: cua­li­da­des, vir­tu­des, que se irán desa­rro­llando en la medida que pue­des disol­ver el miedo en tu inte­rior. Ana­liza tam­bién: en qué situaciones

has mos­trado valor y coraje? Con que per­so­nas? En que momen­tos de tu vida? Durante cuanto tiempo? Como lo sen­tías en tu cuerpo y en tu mente? Como des­cri­bi­rías esa sen­sa­ción? Así apren­de­rás a cono­cer tu Ver­da­dera Naturaleza.

5.- Arque­ti­pos en tu psi­que: Una de las mayo­res apor­ta­cio­nes de la Psi­co­lo­gía Pneuma es reco­ger y actua­li­zar el tra­bajo interno con los arque­ti­pos uni­ver­sa­les. Estos Arque­ti­pos se acti­van a tra­vés de la com­pren­sión, la volun­tad. Pero hemos de con­si­de­rar los Arque­ti­pos como par­tes de nues­tro Ser con un inmenso poten­cial latente en nues­tra psi­que, como un impulso inhe­rente en nues­tra natu­ra­leza hacia la sana­ción y el bien. La expe­rien­cia transpersonal-​espiritual enfo­cada en la trans­for­ma­ción pro­funda y per­ma­nente es un gran impulso en este sen­tido y te va a dar la opor­tu­ni­dad de expe­ri­men­tar a qué me refiero cuando uti­lizo la pala­bra “Arque­tipo” en este contexto.

Y MÁS ALLÁ DEL MIEDO… OBJETIVO: PLENITUD

respiracion 1

Afron­tar el miedo, cono­cerlo, darte cuenta de que no lo nece­si­tas y deci­dirte a eli­mi­narlo, va a ser un viaje de auto­co­no­ci­miento pro­fundo y apa­sio­nante, donde lle­ga­rás a terri­to­rios de tu psi­que que nunca pudiste ima­gi­nar que exis­tían; el obje­tivo es claro: recu­pe­rar tu ener­gía para enfo­carte en el pro­pó­sito de este viaje que lla­ma­mos vida: la auto-​realización, o, en otras pala­bras, lle­gar a la Ple­ni­tud de tu Ser. Vas a empren­der el Viaje del Héroe que se decide a aca­bar defi­ni­ti­va­mente con la fiera que man­tiene cau­tiva una parte de su alma y el resul­tado, sin duda, va a ser el gozo supremo. A la salida del labe­rinto te espera tu Ver­da­dera Natu­ra­leza Esencial.

1V7A2106

Maite Pardo Sol

Pneuma Sys­tem y Res­pi­ra­ción Pneuma:
 – Psi­co­te­ra­pia trans­per­so­nal y Desa­rro­llo Humano.
 – Aná­li­sisy tra­bajo con los Sueños.

pneumasystem@inkarri.es, www.inkarri.es

Publi­cado en Espa­cio Humano, Diciem­bre 2015.